Seleccionar página

Una de las herramientas que más me ha ayudado a ponerme en acción y mover el culo en momentos de bajón emocional tiene más de dos mil años de antigüedad. Qué curioso, ¿verdad? Que algo que nos ayuda en el siglo XXI fuera inventado ya por los griegos es un poco difícil de creer. Pero para mí y para otras tantas personas que lo han puesto en marcha, ha ayudado a salir del agujero, y eso ya es mucho.

Hace unos meses tuve una crisis profesional (otra). No me sentía bien en el trabajo, sentía que era capaz de hacer mucho más y no estaba haciendo nada, solo me dejaba llevar por la marea. Así que estuve leyendo (como siempre) e investigando por mi cuenta maneras de resurgir y encontrar la motivación otra vez. Entonces llegué hasta este vídeo en el que Tim Ferris – una de las personas que más admiro – explicaba cómo había decidido un día no suicidarse. La herramienta se llama Premeditatio Malorum, que quiere decir, más o menos, “premeditación de lo malo”. Es una gran herramienta para tomar decisiones, porque básicamente te hace definir tus miedos, que por lo general es lo que te previene de hacer según qué cosas.

Aquí te dejo el vídeo para que lo veas:

 

Lo que hace Tim es algo que Séneca y Epícteto que habían hecho. Definir todo lo malo que te puede llegar a pasar en según qué circunstancia. Puede parecer que haciendo esto somos pesimistas o que estamos buscando problemas donde no los hay.

En realidad nuestro cerebro está seteado para pensar en lo malo, por eso la especie humana está viva, básicamente. Como no podemos luchar con millones de años de evolución, sí que podemos intentar jugar al juego del miedo.

Consiste en coger tres páginas en blanco. En la primera página haremos una tabla con tres columnas. En la primera columna, haremos una lista con las cosas de las que tenemos miedo que pasen como resultado de tomar una decisión. Después, una columna con qué cosas podemos hacer para prevenir posibles resultados negativos y en la tercera columna, pondremos cómo manejaremos la situación en el caso de qe pase lo peor que puede pasar.

Quedaría algo así:

¿Qué pasaría si … (poner aquí lo que queremos hacer pero nos da miedo)

Por ejemplo, hagamos la prueba con alguien que quiere dejar su trabajo:

¿Qué pasaría si dejara mi trabajo?

DEFINE

PREVENIR

REPARAR

No tendría un sueldo y no podría mantenerme

Ahorrar un poco más cada mes y hacer un colchón de dinero que me dé para vivir al menos 6 meses

Si pasara lo peor, siempre podría volver a compartir piso y en el peor de los casos, volver a vivir temporalmente con mis padres

 

La lista seguiríamos todo lo que necesitemos hasta que todos nuestros miedos queden reflejados aquí.

En la segunda página haremos una explicación tan larga y tan detallada como queramos sobre qué pasaría si tuviéramos un éxito moderado en lo que nos da miedo hacer. En el caso del ejemplo, imaginemos que la persona que quiere dejar el trabajo se pone a trabajar por su cuenta y le va bien. Entonces en esta hoja contaremos con el detalle que queramos cómo sería ese éxito parcial.

Y para acabar, en la tercera página escribiremos cuál es el coste de no hacer nada. ¿Qué pasaría si la persona del ejemplo no hiciese nada? Nos imaginaremos qué pasaría a los tres meses, a los seis meses y al año de no tomar esa decisión que nos da miedo.

Según Tim, esta es la herramienta que usa para tomar decisiones en su vida, tanto en la personal como la profesional. No sé a vosotros, pero a mí, verlo por escrito hace que me dé menos miedo, y que piense un poco “no es para tanto”. ¡Es poderosa esta herramienta! ¡Usadla con responsabilidad!