Seleccionar página

Últimamente estoy obsesionada con aprender cosas nuevas.

Haciendo un poco de reflexión sobre mi vida, me he dado cuenta de que una buena parte de mi vida me cohibí de empezar a aprender cosas nuevas por las siguientes razones:

  • Me daba vergüenza. Sí, me daba vergüenza conectar con la necesidad de aprender algo nuevo, sobre todo cuando eran cosas artísticas, como tocar un instrumento, bailar, o alguna de esas skills que son susceptibles de ser juzgadas por los demás. Al no querer enfrentarme al juicio de alguien, directamente no lo hacía y ya está. ¡Así no me juzgaban! Qué lista, ¿eh? Lo que nunca tuve en cuenta es el precio que pagaba por no atreverme.

  • Me veía muy mayor para empezar a aprender algo. Me veía mayor hasta cuando era pequeña. Pensaba, ¿para qué voy a aprender un instrumento a los 16? ¡Soy muy mayor! La gente buena practica desde los 8 años. Madre mía, ver esa ignorancia ahora me hace sentir un poco de angustia. También es cierto que en mi entorno nunca nadie me animó demasiado a seguir con alguna de las cosas que empezaba (música, karate, baloncesto).

  • Empezaba algo nuevo y en seguida me desanimaba. Empecé clases de karate pensando que al segundo día estaría pegando saltos mortales y patadas voladoras. Empecé solfeo pensando que a las dos semanas estaría haciendo música.. Y así todo. Es la historia de mi vida. No existía la perseverancia en mi cabeza.

 

Pensándolo ahora, creo que el problema era que no tenía la idea de que para ser bueno en algo hay que practicar. Simplemente pensaba que hay gente que nace con un don y otros que no.

Compré el paquete ese de que hay gente a la que se le dan bien las cosas y hay otras a las que no. Punto. Esa es toda la discusión. Por suerte, con el tiempo he ido leyendo e investigando acerca de cómo podemos aprender cosas nuevas y me he dado cuenta de que todo eso era una gran mentira. Sí que hay gente que puede estar más capacitada que otra para ciertas cosas, pero en general, podemos aprenderlo todo si sabemos cómo aprender.

¡Ja! ¡En tu cara teoría de los dones!

Todo empezó con Tim Ferris. Vi una charla TED en la que explica cómo aprendió japonés, español, a bailar tango y a nadar con un método que consiste en deconstruir el aprendizaje. Os pongo el vídeo porque él lo explica mucho mejor: https://www.ted.com/talks/tim_ferriss_smash_fear_learn_anything?language=en

Otra TED Talk muy buena para buscar la motivación y empezar a aprender lo que quiera que sea que quieres aprender es esta: https://youtu.be/5MgBikgcWnY

Lo que viene a decir es que aprender lo que queremos es más fácil de lo que pensamos. En realidad, ser decente en algo, nos lleva 20 horas de práctica, simplemente desglosando lo que queremos aprender en las partes más básicas posibles y practicamos de forma consciente.

El autor de esta TED Talk dice que lo que nos separa de aprender lo que queremos no son nuestras limitaciones, son nuestros miedos, son nuestras emociones. Los pensamientos preconcebidos que tenemos limitan la forma en la que nos acercamos a nuevos aprendizajes. Al final, como siempre se dice, la actitud lo es todo.

Imagina que quieres aprender la guitarra. Con meter 20 horas de práctica deliberada podrías aprender lo más básico y empezar a tocar algunas canciones, ¿te imaginas? Creo que merece la pena probarlo, aunque sea para llevarles la contraria.

He descubierto en Coursera un curso sobre Aprender a aprender, es gratis y online. https://www.coursera.org/learn/learning-how-to-learn

Como me encantan estas cosas de aprender mejor y más rápido lo voy a hacer, ¿por qué no? Todo lo que ayude a adquirir nuevas habilidades me gusta.

¿Y tú, qué has aprendido a hacer últimamente?