Seleccionar página

Recientemente me he apuntado a un curso de coaching online. Es de uno de mis mentores digitales favoritos, Brian Johnson, el creador de Optimize.me. Si no lo conoces, te lo recomiendo encarecidamente.

La filosofía de Brian consiste en ser la mejor versión de ti mismo que puedas. Ese es el objetivo, encontrarte con tu mejor versión, tu mejor yo. En la formación que voy a hacer hay un objetivo, y es terminarla con una Spartan Race. Una Spartan Race es una carrera de obstáculos donde hay muros que subir, cuerdas por trepar, barras que braquear… todo muy atlético, parece que hay que estar un poco en forma para superar la carrerita de marras. Hay varias distancias, la sprint (5 km y 20 obstáculos), la super (16 km y 29 obstáculos) y la beast (20 km y 35 obstáculos, una auténtica burrada. Aquí te dejo un vídeo para que veas en qué consiste: 

 

Con el objetivo de poder al menos terminar la carrera, me he puesto a plan. En realidad, he cogido un plan de entrenamiento de 5 semanas de las web de Spartans en el que supuestamente te prepara para la carrera y lo estoy aplicando cada día a mi rutina diaria.

Como en la oficina tenemos gimnasio, al mediodía entreno con los nuevos planes y parece que por ahora se pueden hacer con poca dificultad. A mi lo que me da miedo es la carrera en sí, además de algunos obstáculos especialmente jodidos, como subir a una cuerda o trepar muros de dos metros. Espero que la gente de mi alrededor sea maja y me ayude a subir por los obstáculos más chungos. 😀

Para solucionar lo de la carrera, me he propuesto venir al curro corriendo al menos una vez por semana. De normal, suelo venir en bicicleta y tardo unos 20 minutos. Mi casa dista unos 5 kilómetros de la oficina, así que no es mucha distancia y se puede hacer fácil, en el sentido de que no hay cuestas ni nada de eso. Es asfalto de ciudad, con contaminación y todo eso, pero bueno, podría ser peor.

La cosa es que si corro esos 5 kilómetros una vez por semana al menos, me habré entrenado para la carrera sin invertir más tiempo en mi condicionamiento físico del que ya invierto ahora mismo. Me he propuesto entrenar todos los días al mediodía en el curro y eso es bastante factible teniendo el gimnasio en la misma oficina. Ahora solo tengo que mantenerme fuerte cuando salgan comidas de equipo y esas cosas que a veces son inevitables.

La semana pasada ya vine corriendo al trabajo y la verdad es que es una sensación chula saber que te has desplazado con tus propias piernas, a un ritmo mayor del que lo harías caminando. Llegas al trabajo ya ejercitada, y eso no tiene precio. Luego también tenemos la suerte de que tenemos duchas en la misma oficina, por lo que llego al curro y después de la ducha estoy como nueva, sobre todo en estos días de frío en los que estar a resguardo es también reconfortante.

Ayer me contaba Ana que le había dicho su profe de Aquamat (son esas clases donde haces ejercicio en una plancha inflable, por lo que tienes que mantener el equilibrio al mismo tiempo que saltas o lo que sea) que su mujer hace Spartans y que no entrena. Me quedé ojiplática…

Si miras los vídeos de Youtube de cómo es una Spartan Race ves dolor, sufrimiento, y sobre todo, mucha gente fuerte. Pero se ve que no, que con una condición física normalita se puede terminar la carrera de 5 kilómetros. 


Esta noticia me relajó, aunque por otro lado parece que da rabia tener un objetivo anual que se puede hacer fácilmente, no? Creo que lo reajustaré a “terminar la Spartan Race sin hacer burpees o algo así”. Eso puede tener más sentido.

 

Para quien no lo sepa, cada obstáculo de la carrera se penaliza con 30 burpees si no lo puedes pasar. O sea, tú llegas a las barras esas en las que hay que colgarse y no las puedes pasar. Entonces tienes que “pagar” con 30 burpees (se dice rápido) para poder ir al obstáculo siguiente.

 

La cuestión es tener un objetivo físico que me motive y me haga entrenar cada día poco tiempo pero de forma muy efectiva y con muchas ganas. Desde que me enganché al deporte no he dejado largas temporadas sin entrenar, pero es más fácil tener un reto y entrenar para un objetivo que hacerlo porque sí. Así que este es mi reto para 2019. ¿Cuál es el tuyo?